Daniel Vierge, el padre de la ilustración moderna

Daniel Vierge, el padre de la ilustración moderna

Share

Daniel Vierge (1851 – 1904) fue un ilustrador madrileño emigrado a Francia considerado como “El Padre de la Ilustración Moderna“. Aparte de su extensa y espectacular obra, el legado de Daniel Vierge consistió en introducir la técnica de ilustración con pluma y la tinta para reproducciones en publicaciones marcando la pauta de este tipo de ilustraciones.

La pluma, la tinta y el papel existían siglos antes de que él naciera. Ilustradores como Howard Pyle (nacido en 1853) o E. A. Abbey (1852), fueron evidentemente contemporáneos y también emplearon pluma y tinta en sus trabajos. Entonces ¿Quién fue Daniel Vierge y porque es considerado padre de la ilustración moderna?

Primeros años

Daniel Urrabieta y Vierge nació en Getafe (Madrid) el 5 de marzo de 1851.

Su padre, Daniel Vicente Urrabieta Ortiz (1823-1879), fue uno de los ilustradores españoles más importantes del siglo XIX. Trabajó con frecuencia para La Ilustración Española y Americana y para otras revistas gráficas como El Museo pintoresco, de Mesonero Romanos o Museo de las familias.

Su madre, Juana Vierge de la Vega, había nacido en 1825 fruto del matrimonio del francés Leonardo Bierge y de la española María de la Vega. El abuelo Leonardo llegó a España como asistente personal de Joseph Leopold Sigisbert Hugo, general de las tropas napoleónicas que invadieron España y padre del escritor Víctor Hugo. Leonardo estuvo encargado, entre otras cosas, del cuidado del niño que más tarde sería primera figura de las letras francesas. Leonardo Bierge, enamorado de María,  abandonó la carrera militar y se estableció en España. El apellido del abuelo, Bierge, se transformó en la siguiente generación en Vierge.

Los padres de Daniel se casaron en Madrid en 1845 y se trasladaron a vivir al cercano Getafe, donde nacieron sus tres hijos.

Según consta en los archivos del templo, Daniel fue inscrito y bautizado en la iglesia de San Sebastián, en Madrid.
Sus padres declararon que había nacido en la cercana calle de las Huertas, seguramente para incluir al niño en la circunscripción de la parroquia en la que ambos habían contraído matrimonio y en la que se había bautizado a insignes escritores, músicos o pintores como Ramón de la Cruz, Fernández de Moratín, Barbieri o Luis Madrazo y se habían oficiado los funerales por escritores de la talla de Lope de Vega (cuyos restos allí reposan) y Miguel de Cervantes y Saavedra.

En aquella época, los partos eran asistidos en la propia vivienda y los padres inscribían a sus hijos en las iglesias aportando su propio testimonio. No era de extrañar este tipo de artimañas orientadas a una mejorar la futura posición social del recién nacido.

El propio Daniel Vierge sitúa a Getafe como su lugar de nacimiento. Sin embargo, en la mayoría de biografías se cita el dato oficial en lugar del real. Incluso en la calle de las Huertas hay una placa “recordando” que allí nació el ilustre dibujante.

Los hermanos Urrabieta-Vierge se criaron entre los grabados y cuadros de Goya y Velázquez que Vicente Urrabieta reproducía con el buril. Los tres se dedicaron al dibujo, aunque Dolores no alcanzaría la fama de sus hermanos y centraría su labor en realizar traducciones y adaptaciones de libros franceses.

Según cuenta el propio Daniel, ingresó en la Escuela de Bellas Artes de San Fernando a la edad de doce años. Allí tuvo maestros de la talla de Federico Madrazo y Carlos de Haes. Haes fue uno de los primeros paisajistas en España que sacaron los lienzos de los estudios para pintar del natural. Daniel también adquirió esta costumbre y en los paisajes de sus dibujos se aprecia influencia del maestro.

Daniel Urrabieta Vierge. Autorretrato

Daniel Urrabieta Vierge. Autorretrato.

Viaje a París

A los 16 años ya trabajaba en una publicación local llamada Madrid la Nuit, pero a finales de 1869, con una España inmersa en una profunda crisis política y económica, la familia Urrabieta-Vierge se traslada a Paris en busca de nuevos horizontes.

Sin embargo, si en España eran las eternas guerras carlistas y la revolución del 68 lo que provocaba inestabilidad y pobreza, en Francia era la guerra contra Prusia. Esta inestabilidad fue lo que motivó el regreso de casi toda la familia a la casa de Getafe.

Daniel decide no regresar. Saca partido de la situación y empieza a realizar dibujos sobre la contienda. Llena varios cuadernos con dibujos del natural, muchos de los cuales se convertirían en la base de ilustraciones que aparecerían más tarde en Le Monde Illustré, una revista puntera de París.

En la ciudad del Sena, Daniel comienza a firmar como Vierge o como D. Vierge. Adopta el apellido materno para diferenciar su carrera de la de su padre y hermanos, buscando también una pronunciación más cómoda para los franceses.

Daniel Vierge. Nacimiento de un infante. 1882.

Daniel Vierge. Nacimiento de un infante. 1882.

Daniel Vierge y Le Monde Illustré

Charles Yriarte, cronista de esta innovadora publicación, encuentra a Vierge haciendo unos croquis en la plaza de la Concordia, en pleno conflicto armado. Le invita a colaborar en la revista, allá por el mes de marzo de 1871.

Como otros artistas en el periódico, estuvo bajo la poderosa influencia de Edmond Morin, el primer dibujante de periódicos en Francia que trató de dar a los dibujos para revistas el carácter de obras de arte. Sus primeros dibujos tienen gran influencia del estilo de Morin.

Sus ilustraciones de la guerra franco–prusiana suponen el inicio de una manera nueva de enfocar la información gráfica. Antes de Daniel Vierge, los artistas recreaban con su imaginación los textos periodísticos, como un accesorio o decoración de la palabra escrita. Daniel con sus apuntes del natural y la recreación de escenas reales, se convirtió en un verdadero reportero gráfico de guerra.

Agonía de la Comuna, últimas luchas en el Cementerio de Pere

Daniel Vierge. Agonía de la Comuna, últimas luchas en el Cementerio de Pere.

Tenemos que tener en cuenta que la fotografía en estos tiempos, no era capaz de capturar escenas en movimiento. Si bien se considera a Roger Fenton el primer reportero gráfico de guerra por sus fotografías en la Guerra de Crimea, estas imágenes se restringen a retratos de combatientes y paisajes estáticos de poco valor narrativo.

La veracidad de las ilustraciones de Daniel Vierge gustó mucho al público y pronto hizo fama y fortuna. En su afán por captar la realidad dibujando del natural, llegó incluso a ser detenido por una patrulla ciudadana en los primeros días de la instauración del autogobierno de la Comuna de París. Tomado por espía y tuvo que ser rescatado por sus compañeros de la revista.

Aparte de su propia obra, el trabajo en la revista consistía en redibujar sobre la madera para el posterior grabado, los bocetos enviados por artistas corresponsales como Luc-Olivier Merson en Roma y Samuel Urrabieta (su hermano en España).

Otro de los trabajos para Le Monde Illustré que más fama le proporcionaron fueron las 54 ilustraciones (50 xilografías y 4 fotomecánicas) basadas en fotografías y en croquis sobre la Tercera Guerra Carlista en España. Caracterizados por la tensión y el movimiento en sus escenas de acción, reflejaban también el carácter festivo y pintoresco de la sociedad y los paisajes españoles idealizados. Sin duda, influencia de los cronistas viajeros y artistas románticos de principios de siglo.

Los carlistas, golpeados en Montejurra, transportan a sus heridos al hospital de Irache

Los carlistas, golpeados en Montejurra, transportan a sus heridos al hospital de Irache.

Hasta 1882 fue corresponsal de Le Monde Illustré. En este enlace podemos varios números de esta publicación.

Salto a la fama

Víctor Hugo confesó a Daniel que se había conmovido muchas veces con sus dibujos de guerra. Cuando su editor le propuso hacer una edición de lujo de L’Année Terrible (1871), el poeta incluyó como condición que la ilustrara Daniel Vierge.

El periódico Le Temps, tras la publicación,  dijo de él que era más humano, más servidor de la verdad, más artista y más sincero que Gustave Doré; es «Durero que ha resucitado», proclamaba en uno de sus artículos.

Tras este trabajo, Víctor Hugo le pidió nuevos dibujos para otros tres libros (L’homme qui rit, Les travailleurs de la mer y Quatre vingt-treize).

De 1871 a 1878 su estilo propio se hizo cada vez más pronunciado. Produjo, entre otros, Historia de Francia de Michelet (1876), que consta de 26 volúmenes con cerca de 1.000 dibujos.

Daniel Vierge. Ilustración para La Historia de Francia.

Daniel Vierge. Ilustración para La Historia de Francia.

Aunque muchas de las ilustraciones de sus comienzo eran similares a otros autores en su ejecución, las composiciones de Vierge eran cualquier cosa menos tradicionales. Con elementos de la escena creaba efectos de viñeta, algo bastante atrevido para la época. Una técnica con la que Pyle deslumbraría el mercado estadounidense una década más tarde.

Cuando terminó la guerra, Daniel Vierge era el dibujante con más prestigio de Francia.

Según su contemporáneo, el periodista, novelista, crítico de arte e historiador, Gustave Geffroy, eran los grandes pintores y literatos quienes querían conocer a «este observador visionario, descendiente de Velázquez, metido a periodista»

La reproducción de ilustraciones antes de Daniel Vierge

Las revistas y libros reproducían dibujos de línea que eran grabados en madera, normalmente por una persona diferente a la que los creaba. Es decir, el dibujo original se grababa sobre una plancha de madera que luego se componía junto al texto. La composición de texto e imágenes se entintaba para a continuación y mediante presión trasladarse al papel.

Esta técnica para reproducir dibujos se conoce como xilografía. Hoy en día todavía se emplea en el grabado artístico, aunque está prácticamente en desuso en la impresión industrial.

En ella, para conseguir el grabado, se extrae la madera correspondiente a las partes blancas del dibujo mediante gubias. La parte a imprimir queda lista para recibir la tinta. Ésta se transfiere al papel ejerciendo presión con una prensa.

Por muy buena que sea la calidad madera en la que se graba la imagen, el grabador se enfrenta a las limitaciones físicas de la técnica y del medio. La cantidad de madera que queda en la superficie de impresión tiene que ser suficiente para soportar los rigores de múltiples impactos de la prensa, uno por cada copia impresa. Una línea fina, sólo se puede obtener con una superficie de madera extremadamente fina, la cual se destruiría fácilmente en las primeras tiradas.

Por otro lado, no se pueden conseguir negros profundos. El grabador sólo los puede sugerir mediante cruzados o con una masa de madera y por lo tanto aparecen moteados.

En definitiva, no se pueden conseguir las líneas finas de lápiz, pluma y tinta de los dibujos originales.

Daniel Vierge. Ilustración para Los asesinatos en la calle Morgue de E. A Poe. Impresa en xilografía.

La imágenes que creaban los artistas para la reproducción en la madera eran hechas generalmente en lápiz, crayón o pincel y a menudo directamente sobre la madera.

Como en la mayoría de los casos el artista y el grabador no eran la misma persona, en ocasiones se producían “interpretaciones” poco fieles a la obra original. Vierge estaba destinado a cambiar todo eso.

La fotografía y la impresión industrial

Laboratorio fotográfico inglés a principios del siglo XX, dedicado a la producción de fotograbados.

La invención de la fotografía por Niepce hacia 1826, con la combinación de la cámara oscura y la emulsión sensible, permite la reproducción de copias múltiples.

Fox Talbot hacia 1834, consiguió las primeras copias positivas sobre papel a partir de negativos, lo cual permitió la primera edición de un libro combinando páginas de textos con páginas con imágenes fotográficas; The Pencil of Nature (1844).

Daguerre con el daguerrotipo y los positivos directos hacia 1839, permitieron una difusión comercial e industrial de la fotografía.

En la producción industrial las aportaciones de Blanquart-Evrard en 1847 permitieron tiradas fotográficas y tipográficas así como positivados en cadena.

Estas innovaciones serían la antesala del fotograbado, la base de la impresión industrial moderna y una liberación para los artistas que necesitaban reproducir su obra de manera fiel.

El fotograbado y la ilustración moderna

El fotograbado es el conjunto de técnicas que permiten la fabricación de elementos impresores destinados a los diferentes procedimientos de impresión en tipografía, huecograbado y offset.

Aunque Daniel Vierge ya había realizado grabados con esta técnica desde 1876, William M. Ivins cita como «el primer libro publicado ilustrado con aguafuertes fotomecánicos en relieve» a Pablo de Ségovie, (La vida del Buscón llamado Don Pablos, de Francisco de Quevedo traducido por J.H. Rosny).

Hay que destacar varios nombres que desarrollaron técnicas o procedimientos anteriores: Poitevin (1867) con la fotolitografía, Klíč (1879) con el huecograbado, Charles y Firmin Guillot (1850) con el fotograbado de línea o pluma y en 1878 fotograbado directo (imágenes tramadas).

Pero volvamos a la biografía de Daniel Vierge para ver su contribución en este campo.

Daniel Vierge, estaba harto de las “interpretaciones” que realizaban los grabadores de sus dibujos. Por muy talentosos y bien intencionados que estos fueran, los consideraba meros traductores que, según sus palabras, «se esforzaban en interpretar palabra por palabra, dando poca importancia al significado de la frase»

Por suerte Vierge trabajaba en Le Monde Illustré un medio donde la imagen formaba parte esencial de la información. La preocupación por mantener la fidelidad del detalle del original y acelerar al mismo tiempo el proceso de publicación, fue constante en esta revista. Los ensayos de este semanario, pionero en los métodos de reproducción automática, no cesaron desde 1974.

Daniel Viergé se preguntó ¿Por qué, no usar las mismas técnicas que se emplean en fotografía pero para reproducir el dibujo original en una placa de metal? Con la ayuda de Charles Gillot hizo precisamente eso. Gillot usó un dibujo fotografiado (con algunos retoques a mano) y logró crear una placa de metal directamente desde el original.

El trabajo de Firmin, padre Charles, estuvo orientado a reproducir la fotografía en un cliché en relieve pero la reproducción de fotografías por medio del fotograbado en línea y trazo en plancha para ser usada como matriz en la impresión, lo conseguirá de forma efectiva Charles en 1872.

Émile Bergerat cuenta como vio imprimir un dibujo de Daniel para Le Monde Illustré  usando una variante del fotograbado de línea, sobre la técnica del “guillotage” inventada por Firmin Guillot: «Charles, hijo del inventor, grabó una plancha de cinc siguiendo el proceso de su padre, que él había perfeccionado: y, cuando la plancha salió del baño de nitrato, sacó una prueba sobre papel de india con una prensa de mano. Era tan exacta y tan parecida al original, que no se podía distinguir la una de la otra»

Con las líneas grabadas en el metal, no había restricciones en el grosor de la línea. A partir de ese momento fue factible, e incluso práctico, crear un dibujo usando pluma y tinta. Además daba a las ilustraciones impresas un poco más de espontaneidad, ya que el viejo método dependía de la destreza del grabador para hacer la transferencia al bloque y el producto terminado a menudo estaba alejado de las intenciones del artista.

Esta nueva técnica es descrita por William M. Ivins: «las planchas están revestidas con alguna sustancia coloidal bicromatada que endurece al ser expuesta a la acción de la luz. La plancha es expuesta debajo de un negativo… y lavada con agua que disuelve la parte del revestimiento no endurecida por la acción de la luz que atravesó el negativo… a continuación se trata la plancha con una sustancia resistente a los ácidos… después es introducida en un baño de ácido que muerde los espacios entre líneas»

Como vemos en la descripción, esta técnica no es muy diferente a un grabado de aguafuerte, pero obtenido por medios fotográficos.

Cuesta entenderlo ahora pero imaginad de repente la novedad que supuso esta técnica. Vierge, podía dibujar a dos veces al tamaño de reproducción y reducir la imagen para crear líneas tan finas como la cámara pudiera registrar. Podía reproducir negros profundos o crear patrones y texturas que antes eran imposibles. Nada se interponía entre él y la imagen final excepto sus propias habilidades. Hasta este momento en la historia, un dibujo a pluma era un estudio, un bosquejo, un paso intermedio o simplemente una instrucción a un grabador.

Vierge y Gillot convirtieron el dibujo a pluma en un medio y una forma de arte.

Daniel vierge. Miguel Strogoff en el teatro del chatelet.

Daniel Vierge. Miguel Strogoff en el teatro del Chatelet. 1880.

Un verdadero ejemplo de resiliencia

En el verano de 1881 Daniel Vierge sufrió un grave ataque de hemiplejia. El lado derecho de su cuerpo se paralizó. Perdió el habla y porciones de memoria. Tenía 30 años.

Fue atendido por un famoso médico neurólogo de la época, Jean-Martín Charcot. Junto con otros médicos dio inicialmente el caso por perdido.

Daniel inicia sesiones de electroterapia en la Clínica Salpêtrière de París, una de las más importantes de su época, bajo la dirección del doctor Romain Vigouroux. Los doctores no tenían esperanza en que viviera mucho tiempo, pero Urrabieta resistió.

Primer dibujo de Vierge con su mano derecha tras la hemiplejia, 1893.

Primer dibujo de Vierge con su mano derecha tras la hemiplejia, 1893.

Lentamente, tras un período de dos años, fue recuperando la memoria y el movimiento del cuerpo a excepción de su mano derecha y muñeca. Con gran fuerza de voluntad llegó a dibujar con la mano izquierda, incluso mejor que con la derecha.

Durante su convalecencia realizó muchos dibujos de los equipos y pacientes que había visto en Salpêtrière. Las ilustraciones sobre los tratamientos de electroterapia hoy en día son referencia histórica para neurólogos en todo el mundo.

Daniel Vierge. Un doctor demostrando la electroterapia con una jóven semidesnuda

Daniel Vierge. Un doctor demostrando la electroterapia con una joven semidesnuda.

Aunque no tan activo como había sido antes, completó las 20 ilustraciones restantes para La vida del Buscón llamado Don Pablos. En la edición de 1892 el libro contó con las 110 ilustraciones que por causa del ataque sufrido, no se habían completado.

También realizó 70 dibujos para una edición de La Taberna de las Tres Virtudes, y su obra maestra, las 257 ilustraciones para El Quijote, de las que hablaremos a continuación.

Autorretrato realizado con la mano izquierda

Autorretrato realizado con la mano izquierda.

Al poco de recuperar su actividad artística falleció Clara, su amante y pareja que tanto le ayudó en su convalecencia y con la que no llegó a formalizar matrimonio.

The History of the Valorous and Witty Knight-Errant Don Quixote of the Mancha

Edmond de Goncourt escribió sobre la recuperación del artista madrileño: «En el naufragio de su cerebro ha quedado una célula intacta: la célula del dibujo. No sabe leer, no sabe escribir, de tal modo, que para firmar una obra tiene que copiar trazo a trazo la firma de su dibujo antiguo, y, sin embargo, ¡Oh prodigio! Con la mano izquierda dibuja con igual facilidad y perfección que antaño…! ¡Qué desgracia, esta muerte de la mitad de él mismo y, ciertamente, de algo de su talento, cuando iba a hacer su tan bello, tan original, tan español Don Quijote…! »

Las ilustraciones para la edición del Don Quijote traducido por Thomas Shelton ocuparon diez años de la vida de Daniel Vierge. Publicado en una edición de cuatro volúmenes en 1906 por Scribners, La historia de El ingenioso hidalgo Don Quijote de la Mancha de Miguel de Cervantes fue (y sigue siendo) una obra maestra. Se imprimieron 1.150 ejemplares.

La editorial Charles Scribner’s Sons le había encargado previamente una serie de dibujos sobre los paisajes del Quijote para el libro de Auguste F. Jacacci, On the trail of Don Quijote (Nueva York, 1896). En 1893, tras la muerte de su segundo hijo, Daniel realizó un viaje a España para desarrollar el encargo, lo cual le permitió regresar a Getafe y visitar a su madre.

Daniel Vierge. Ilustración para "On the trail of Don Quijote"

Daniel Vierge. Ilustración para On the trail of Don Quijote

Tres años después, regresa a España acompañado por el pintor manchego Carlos Vázquez Úbeda (1869-1944). Viajando por caminos manchegos de posada en posada, visitaron la cueva de Montesinos, Argamasilla de Alba, los campos de Montiel, Villanueva de los Infantes, Santa Elena, Valdepeñas y su Venta de Cárdenas, Alcázar de San Juan, Campo de Criptana, Almodóvar del Campo, el Toboso y Sierra Morena. «Por estos caminos y pueblos que recorrimos -escribe Carlos Vázquez-, encontramos tipos que nos recordaban constantemente los personajes del libro, pero de ellos el que más abundaba era el de Sancho Panza»

La historia de El ingenioso hidalgo Don Quijote de la Mancha de Miguel de Cervantes

Daniel Vierge. Ilustración para The History of the Valorous and Witty Knight-Errant Don Quixote of the Mancha.

Al terminar el viaje Daniel se encerró en la casa familiar de Getafe dibujando de manera frenética 257 dibujos, esbozos y apuntes, de los 262 que entregaría a la editorial. El propio Carlos Vázquez, en el prólogo de la edición ilustrada del Quijote que publicó Salvat en 1930, lo relata así: «se trasladó hasta Getafe, lugar de nacimiento de Urrabieta, donde se detuvo unos días al lado de su madre… Durante nuestro viaje, no hizo Urrabieta ningún dibujo ni tomó apuntes. Cuando volví a Getafe, para regresar juntos a París, me encontré que había llenado tres álbumes, todos ellos con dibujos de los parajes que acabábamos de recorrer. ¡Nadie hubiese dicho que no estaban tomados del natural! ¡Qué carácter tenía todo y qué exactitud de lugar!»

Como muestra de este trabajo, esta imagen de Quijote en la biblioteca rodeado de libros. Impresionante, especialmente si recordamos que fue creada, al igual que todas las demás, con su mano izquierda.

Daniel Vierge. The History of the Valorous and Witty Knight-Errant Don Quixote of the Mancha

Daniel Vierge. Ilustración para The History of the Valorous and Witty Knight-Errant Don Quixote of the Mancha.

Daniel Vierge no llegaría a ver la obra impresa. Hoy en día, las copias que se aún conservan alcanzan precios de escándalo en el mercado de antigüedades.

Últimos años

El artista estaba considerado, aún en vida, como el padre de la ilustración moderna. Hacia 1888 se convirtió en uno de los promotores de la revista L’Estampe Originale. En 1889 fue nombrado caballero de la Legión de Honor en Francia y en 1889 se hizo con una primera medalla en la Exposición Universal de París.

Vierge fue un artista prolífico y bastante solitario. Casado de manera legal años después de la muerte de su compañera Clara, convivió sus últimos años en una casa con su madre, mujer e hijos en el pueblecito de Bologne sur Seine, hoy Bologne-Billancourt, alejado del bullicioso Paris.

Daniel Urrabieta Vierge en su taller de Bologne sur Seine

Daniel Urrabieta Vierge en su taller de Bologne sur Seine.

El 12 de mayo de 1904, apenas un mes después de la muerte de su madre, la mitad de su cuerpo que aún se movía dejó de funcionar. Tenía 53 años.

El legado de Daniel Vierge

En 1095 el Gran Palais des Champs Elysées expone su obra y en 1912 lo hace el Museé des Arts Décorativs, que también realiza otra exposición en 1951 para celebrar el centenario de su nacimiento.

Grandes museos de todo el mundo cuentan entre sus fondos con trabajos del genial ilustrador español; el museo del Louvre, el Museo de Orsay y el Museo Carnavalet en París, el Museo de Bellas Artes de Ginebra, la Nationale Gallery de Melbourne…

Martín Rico y Meissonier consideraban a Daniel Vierge, junto al ilustrador alemán Adolph von Menzel, como uno de los mejores dibujantes del siglo.

Trapier Du Gue le calificó como «El mejor ilustrador en blanco y negro del período»

Vierge renovó el arte de la ilustración. Fue el primero que copió el suceso del natural. Llevó al público escenas de guerra en movimiento cuando la fotografía técnicamente no era capaz.

Los trazos y el dinamismo de su obra parecen adelantarse a su tiempo. Su estilo marcó la pauta a seguir en las futuras ilustraciones de novelas fantásticas y de aventuras.

Su influencia en la obra de autores como Thomas Hart Benton, Howard Pyle o Joseph Clement Coll, es evidente.

Después de la publicación de La vida del Buscón llamado Don Pablos, docenas de artistas se pasaron al proceso de fotograbado para reproducir sus ilustraciones. Abbey en 1890 ya estaba produciendo libros usando esta técnica. Decenas de ilustradores comenzaron a ver la pluma como un fin en lugar de como un medio. La ilustración moderna había nacido.

Daniel Vierge. Espagne la viatique. 1889.

Un autor olvidado en España

La obra de Daniel Vierge es prácticamente desconocida en España.

Ni siquiera en mis años de estudiante de bachillerato, ilustración y diseño gráfico le llegaron a nombrar (y eso que fueron varios años cursando asignaturas tan propicias para ello como “Historia del libro ilustrado” o “Historia del arte”).

El escritor Eusebio Blasco Soler que coincidió con Daniel en Madrid la Nuit le dedicó estas palabras: «Por dibujante vulgar pasaba aquí el gran Urrabieta Vierge, que se fue a París despechado, y allí ganó cerca de un millón en pocos años y se le reconoció más talento que a nadie. Triste condición la del español, esta que consiste en mirar con ojos envidiosos al que puede dar gloria a su patria, y padecer constantemente la tristeza del bien ajeno»

Altabella, lamentaba en las celebraciones del cuarto centenario de la publicación de la primera parte de El Quijote, como casi nadie se acordó de él en las celebraciones, así como en el centenario de su nacimiento y en el de su muerte: «No es tal larga la lista de los dibujantes de su talla –se le ha llamado el Gustavo Doré español – para que, en la medida de lo posible, no tratemos de rescatarle del olvido esta pasada fecha conmemorativa»

Aunque la ciudad de Madrid (a diferencia de la de Getafe) si le dedicó una calle, la Calle Daniel Urrabieta, sorprendentemente, omite el apellido materno con el que firmaba y por el que es conocido en el resto del mundo.

La Danza de los palos-en el Carnaval de Madrid. 1879 Le Monde illustré

La Danza de los palos-en el Carnaval de Madrid. 1879 Le Monde Illustré

El 4 de octubre de 2005, tuvieron lugar en Madrid las exposiciones Daniel Urrabieta Vierge. Ilustrar el Quijote. Viaje, memoria y representación y Daniel Urrabieta Vierge. Creador de imágenes, ilustrador gráfico y se editó un libro catálogo con profusión de imágenes de toda su obra como ilustrador. También salió a la venta una edición conmemorativa de El Quijote.

Tanto la exposición como los libros llenaron una laguna informativa, a nivel divulgativo, sobre el ilustrador que a día de hoy es claramente insuficiente.

Daniel Vierge, es uno de los más fecundos dibujantes españoles de la segunda mitad del siglo XIX. Vierge alcanzó un gran prestigio por sus ilustraciones. Fue artista querido por Víctor Hugo y amigo personal de muchos escritores franceses y americanos del ochocientos. Vierge llegó a superar a los míticos ilustradores Doré y Pellicer gracias a sus dibujos para El Buscón y El Quijote, pero en España, su país natal, sigue siendo un desconocido.

Libros ilustrados por Daniel Vierge

  • 1874 – L’année terrible, colección de poemas de Victor Hugo, ilustrada junto a Léopold Flameng.
  • 1875 – Gil Blas de Santillane, de Alain-René Lesage.
  • 1877 – Les travailleurs de la mer, de Victor Hugo.
  • 1886 – L’Homme qui rit, de Victor Hugo, ilustrada junto a Georges Rochegrosse.
  • 1894 – La nonne alferez, autobiografía de Catalina de Erauso traducida por José María de Heredia, ilustraciones de Daniel Vierge, grabados de Privat-Richard.
  • 1896 – On the Trail of Don Quixote, de August F. Jaccaci.
  • 1897 – Les Aventures du dernier Abencerage, de François-René de Chateaubriand.
  • 1901 – Leyendas, de José Zorrilla, edición de Manuel Pedro Delgado que incluyó ilustraciones de Vierge, entre las de otros artistas españoles.
  • 1902 – Pablo de Ségovie, el Gran Tacaño, de Francisco de Quevedo, traducido por J.H. Rosny.
  • 1906 – The History of the Valorous and Witty Knight-Errant Don Quixote of the Mancha, de Miguel de Cervantes.
  • 1910 – Les Ames du purgatoire, de Prosper Mérimée, edición de Charles Meunier.
  • 1916 – El ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha, de Miguel de Cervantes, editorial Salvat.

Referencias

http://www.bpib.com/illustrat/vierge.htm
https://es.wikipedia.org/wiki/Daniel_Urrabieta_Vierge
https://en.wikipedia.org/wiki/Daniel_Vierge
http://romanba1.blogspot.com.es/2013/01/grandes-figuras-de-la-ilustracion-lij_14.html
http://biblioteca2.uclm.es/biblioteca/CECLM/ARTREVISTAS/a%C3%B1il/anil30/daniel_urrabieta_villar.pdf
http://www.juanmalcala.es/2012/09/el-triunfo-de-uno-de-getafe-en-paris.html
http://www.juanmalcala.es/2012/09/daniel-vierge-el-principe-de-la.html
http://www.euskadiz.com/daniel-urrabieta-y-las-cotillas-de-jerez/
http://www.wikiwand.com/es/Daniel_Urrabieta_Vierge
Tesoros de la Real Academia de la Historia: https://books.google.es/books?id=3c6faIlxb1IC&printsec=frontcover&hl=es#v=onepage&q&f=false
Espacio, Tiempo y Forma, Serie VII, Historia del Arte, t. 3, 1990, pags. 273-305. La campaña Carlista (1872-1876) en Le Monde Illustré: Los dibujos de Daniel Vierge, Mª Dolores Bastida de la Calle: http://revistas.uned.es/index.php/ETFVII/article/viewFile/2157/2029
Daniel Urrabieta Vierge : (1851-1904) creador de imágenes, ilustrador gráfico : [exposición / comisionarios, Javier Blas, José Miguel Medrano ; autores del catálogo, Javier Blas… et al.] :
Imagen impresa y conocimiento. Análisis de la imagen prefotográfica. Barcelona, Gustavo Gili. 1975, pag. 177.
https://es.wikipedia.org/wiki/Huecograbado 
http://recursos.cnice.mec.es/fp/artes/ut.php?familia_id=5&ciclo_id=1&modulo_id=2&unidad_id=116&menu_id=1386&padre_id=0&submenu_id=617&pagestoyen=6&ncab=2.4&contadort=5
http://www.madridteatro.net/index.php?option=com_content&view=article&id=1645:daniel-urrabieta-vierge-1851-1904&catid=198:libros&Itemid=165
http://ivcentenarioquijote.blogspot.com.es/2005/11/daniel-urrabieta-vierge.html
David Simón Lorda, Ciius Gómez Rodriguez, Alcira Ciberira Vázquez y Olga Villasante. Razón, locura y Sociedad. Una mirada a la Historia desde el Siglo XXI.
http://www.academia.edu/28245734/Tras_la_pista_del_pintor_Daniel_Urrabieta_Vierge_de_Compostela_y_Conxo_a_La_Salp%C3%AAtri%C3%A8re_pasando_por_El_Quijote_
http://www.diariodelaltoaragon.es/NoticiasImprimir.aspx?Id=548687

Share

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Los campos necesarios están marcados *
Puedes usar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.